martes, 20 de noviembre de 2012

LA COMUNIDAD TURCA EN EL PERÚ, DE SU CULTURA, COSTUMBRES Y LA SILENCIOSA AYUDA QUE BRINDA A LOS PUEBLOS OLVIDADOS DEL PAÍS.
 
                                              
En nuestro país gracias al creciente desarrollo económico que venimos presentando, la variedad de recursos con los que contamos y la diversa cultura que poseemos, se han venido estableciendo a lo largo de varios siglos inmigrantes de diversos lugares, como los colonos alemanes que hace casi doscientos años se establecieron en Pozuzo, o la colonia Italiana, francesa e incluso japonesa.
Turquía es un país ubicado entre Asia y Europa,   se encuentra a millas de distancia del Perú y posee una cultura conservadora y un tanto alejada del mundo occidental, sin embargo desde hace cuatro años, una comunidad Turca, que podría ser considerada la primera, ha venido estableciéndose en el País, con el propósito de expandir su cultura y conocer un poco más de la nuestra.

La historia empieza hace casi 20 años, Turquía era un país abriéndose a la liberación del comercio, que separaba su religión de su política y que daba a la mujer una posición importante en su sociedad, llegando a convertirse de este modo en uno de los países musulmanes con mayor crecimiento económico. Es el segundo país asiático con mayor PBI anual sólo después de China. Habiendo desarrollado ya su situación económica Turquía se preocuparía ahora por su imagen como país. Los abundantes conflictos entre países musulmanes, los atentados terroristas por parte de islámicos, entre otros hechos, harían pensar al mundo entero que el mundo islámico estaba plagado de conflictos.

La república Turca, ajena a todo tipo de situaciones que envolvieran actos terroristas o guerras religiosas decidió darse a conocerse al mundo entero como un país con costumbres conservadoras, caracterizado por la amabilidad de su gente y sus amplia cultura, a partir de ello el estado Turco empezó a ofrecer un pago a maestros que con el buen ánimo de ayudar a fomentar la amistad entre Turquía y otros países, viajaran a lugares distintos tanto cercanos como distantes.

Fue así como hace cuatro años se estableció el centro de lo que luego se convertiría en una pequeña comuna de Turcos que va creciendo poco a poco en nuestro país.

Mehmet Isitan es un turco que llegó al Perú hace cuatro años, fue uno de los primeros en arribar al país, encomendado por el gobierno turco para formar una ONG en nuestro país,"Kimse Yok mu" traducida al castellano como ¿No hay nadie? es la organización que sostiene Turquía en nuestro país y que ayuda silenciosamente a las zonas más pobres.

Admite que antes de llegar al Perú había oído hablar muy poco del país, que no sabía cómo era el clima, ni su gente, pero sí que era una nación aún en vías de desarrollo que a pesar de contar con muchos recursos veía aún la pobreza.

Desde su llegada al país ha buscado establecer  relaciones con directores de escuelas, decanos de universidades u otras asociaciones que contribuyan a la educación y a la asistencia social. –“ Nosotros tenemos una organización creada por el gobierno turco para ayudar a las comunas más pobres del país. Hoy esa es mi labor, encargarme de enseñar a los jóvenes peruanos un poco más de nuestra cultura e involucrarlos en nuestros programas de ayuda a las comunidades más pobres del Perú”- afirma.

Para ello Mehmet Isitan viene creando proyectos que hoy parecen dar fruto. Hace dos años por ejemplo se creó en San Borja un nido de infantes bilingüe  llamado “Sol naciente”, en el se enseñan ambas lenguas, turco y español. Otro caso es el de la universidad Inca Garcilaso de la Vega, con quienes hace una semana firmaron un convenio, para colocar un centro de enseñanza turca en la facultad de derecho y educación. Otro proyecto que ya está en pie es una escuela de primaria y secundaria que abrirá el próximo año en el distrito de San Martin de Porras.

“Nuestro propósito es permanecer en todos los estratos sociales. Hay colegios por ejemplo Alemanes o Franceses aquí en el Perú, pero son solo para gente acomodada, como si a la cultura se la valorara con dinero. Nuestra cultura también es muy amplia por eso queremos que un amplio sector se interese por ella.” Explica Isitan, después de preguntarnos el porqué de la diversificación de sectores sociales a los que van inclinados sus proyectos.

Pero la comunidad turca no sólo viene realizando proyectos educativos sino que también ha creado una ONG en el Perú de nombre “Kimse Yok Mu”, que ayuda a comunas en Puno, Piura y demás departamentos con altos índices de pobreza, a quienes brinda ropas, comida, entre otros.

Hoy en día las relaciones entre Perú  y Turquía se han fortalecido con tal magnitud que inclusive se ha eliminado el requisito de que para poder viajar a Turquía algún peruano necesite de VISA y viceversa, desde el mes de Agosto se permite la salida y entrada de Peruanos a Turquía únicamente con la presentación del DNI.- “Ahora que ya contamos con una embajada las relaciones se han extendido a tal punto que el embajador y el presidente acordaron que a partir del mes de agosto del presente año ya ningún peruano iba a necesitar Visa para viajar a Turquía, y viceversa. Las relaciones están mejorando, esperamos que en los próximos años nuestra cultura llegue a ser más conocida  aquí en el Perú”, menciona Mehmet Isitan, quien viendo con optimismo y esperanza las actuales relaciones que mantiene ambos países, espera algún día no muy lejano, su cultura llegue a ser aceptada y valorada por los peruanos tal como lo son otras tantas que  ya hace siglos encontraron un pedazo de cielo en nuestro país.

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada